¿De verdad vale la pena comprar productos orgánicos?

Si aún no decide qué tipo de alimentos orgánicos debe comprar, considere que debe empezar por aquellos que están en la lista de “la docena sucia”.
Busqué este sello del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos para garantizar que su alimentos son orgánicos. (Para Spectrum Health Beat)

Como si hiciera falta más evidencia sobre la industria de los alimentos orgánicos y su desbordante popularidad entre sus consumidores, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) ha revelado datos recientes justificando el interés por los comestibles libres de pesticidas.

Recientemente, esa dependencia reveló un reporte que indica un aumento del 13% en el número de granjas y comercios certificados como orgánicos en Estados Unidos; dándole continuidad a la tendencia de crecimiento constante con doble digito desde 2002. Ahora existen casi 25 mil comercios certificados para vender orgánico en Estados Unidos, y más de 37 mil a nivel mundial.

Queda claro que, lo orgánico está adquiriendo popularidad masiva, pero ¿qué significa esta etiqueta realmente?

Consultemos una vez más a la USDA para entender su elaboración: Las plantas comestibles orgánicas son cultivadas sin pesticidas convencionales, y sin fertilizantes hechos a base  de ingredientes sintéticos o aguas residuales, bioingeniería, o radiación ionizante.

La carne orgánica, el pollo, huevo, y lácteos son derivados de productos animales que no han recibido hormonas para crecimiento o antibióticos. Estas granjas son inspeccionadas por un certificador aprobado por el gobierno para garantizar que se cumplan estas normas. También hay normas de la USDA para el manejo y procesamiento de productos orgánicos.

La Academia de Nutrición y Dietética presenta una guía concisa para entender los tres niveles que afirman cuándo un producto es orgánico:

  1. 100% Orgánico: Los productos son completamente orgánicos o elaborados solamente con ingredientes orgánicos, lo que los califica con el sello de la USDA.
  2. Orgánico: Cuando los ingredientes del productos son al menos 95% orgánicos, lo que permite afirmar que el producto es orgánico y puede utilizar el sello de la USDA.
  3. Elaborado con ingredientes orgánicos: Cuando al menos el 70% de los insumos del producto son certificados como orgánicos. El sello con la leyenda USDA Organic no puede utilizarse, sin embargo el producto puede decir: “Made with organic ingredients”.

Reconocer las diferencias entre los productos orgánicos y los que no son resulta fácil—Básicamente se trata de favorecer el uso de ingredientes limpios y naturales, en vez de los herbicidas, insecticidas, y hormonas creados por el hombre.

Environmental Working Group, una organización apartidista y sin fines de lucro en defensa de la salud humana y el medio ambiente, ha establecido una guía útil para comprar productos orgánicos en el supermercado.

Dicha organización divide la selección de productos en dos grupos: La docena sucia y los 15 limpios.

Si va a comprar alimentos orgánicos, debería concentrarse en adquirir los de la lista en La docena sucia, porque típicamente son los que contienen residuos de pesticidas cuando no son orgánicos. Esto quiere decir que, si compró productos de esta lista que no son orgánicos, su riesgo a la exposición y contaminación de pesticidas en su dieta aumenta.

Environmental Working Group establece la calificación de la contaminación para frutas, verduras, y legumbres mediante varios métodos de evaluación que detectan niveles de pesticida).

La docena sucia: Manzana, apio, fresa, durazno, espinaca, nectarina importada, uva importada, pimiento morrón, papa, arándano azul, lechuga, y la col rizada o brécol.

Los alimentos con menor exposición a los pesticidas son llamados los 15 limpios: Cebolla, maíz, piña, aguacate, esparrago, guisante de olor, camote, mango, melón, kiwi, sandia, toronja y champiñón.

Incluso es más importante que considere comprar localmente sus frutas, legumbres y verduras.

Los productos locales suelen tener mayor contenido de nutrientes porque son puestos a la venta luego de su cosecha. Además, los productos locales son más económicos que los del supermercado—esto incluye orgánicos y convencionales.

Localharverst.org puede resultarle un recurso útil para este fin.

Sue Gunnink, es especialista en dietética y nutrición humana y tiene una maestría de Michigan State University. En su tiempo libre disfruta estar activa---ya sea corriendo, practicando yoga, o haciendo ciclismo. Ella y su esposo tienen tres hijos y un perro Galo.

Did you enjoy this post?

SHARE IT

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*