¿Desea comer saludable y barato? Entonces cocine en casa

Un estudio indica que es mejor comer alimentos preparados en casa que ir a restaurantes.
(Spectrum Health Beat)

Si desea ahorrar dinero y comer de forma saludable, aplíquese en la cocina, indican los investigadores.

“Las salidas a comer fueron asociadas con dietas de menor calidad  ‘calorías vacías’ y alto  costo” cuando se compara con quienes optan por preparar sus alimentos en el hogar, según Andrew Drewnowski, autor del estudio.

Para quienes comen en restaurantes el problema yace en las grasas sólidas, las calorías, el alcohol y azúcar en las bebidas, explicó Drewnowski, quien dirige el Centro para la Nutrición y Salud Publica de la Universidad de Washington.

Los resultados de la investigación son producto de una encuesta aplicada a más de 400 personas en la ciudad de Seattle.

Lona Sandon, una especialista en nutrición de la ciudad de Dallas que no estuvo involucrada en el estudio, dice que no deberían ser sorpresa los resultados que arrojó la encuesta. Se come más saludable en casa. “Preparar sus alimentos en casa le da control absoluto sobre lo que se lleva a la boca” explicó Sandon quien funge como profesora asistente del programa de nutrición clínica en la Universidad de Texas.

Los estadounidenses gastan la mitad de su presupuesto para alimentación en comidas que hechas fuera de casa, pero solo uno de cada cinco platillos cubre los criterios nutricionales que abala el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos. Además, al llegar los años 90, los estadounidenses ya ingerían un tercio de sus calorías diarias fuera de casa, según los investigadores.

En ese orden de ideas: entre 2011 y 2013 se les preguntó a 437 adultos de edades entre los 21 y 55 años de edad quiénes eran los encargados de comprar la despensa para el hogar.

Se les preguntó también cuántas veces comían en o fuera de casa la semana anterior. En la categoría fuera de casa se incluyeron restaurantes de comida rápida, puestos de comida, tiendas de autoservicio y máquinas dispensadoras de alimentos.

Acto seguido, se evaluó la calidad de la nutrición en la dieta de cada participante y fue medida según el índice alimentario de los Estados Unidos. Esto indica si el sujeto ingiere la combinación adecuada de frutas, verduras, y legumbres entre otros elementos nutritivos.

Más o menos. La mitad de los participantes cocinaron sus alimentos en casa—seis veces o más en una semana, según el equipo de investigación. Un tercera parte de los participantes del estudio preparó sus comidas en casa (hasta cuatro y cinco veces a la semana), mientras que el 15 por ciento preparaba los alimentos en casa, rara vez (menos de tres veces a la semana).

Quienes comieron en casa con mayor frecuencia obtuvieron una calificación más alta en el índice de alimentación nutritiva, comparados con los otros sujetos. También gastaron menos dinero  en comidas preparadas fuera de casa que quienes comían fuera con más frecuencia.

El gasto en comida para el grupo que cocinó en casa fue en promedio de $273 dólares por persona al mes comparado con $364 por persona para quienes comieron fuera de manera regular.

“El ahorrar al no comer fuera de casa hizo la diferencia” explicó Drewnowski.

Grasas, alcohol y azúcar añadida a las bebidas “disminuyo la calidad de la alimentación en las personas que salen a comer con frecuencia” anotó. “Además la gente que come en casa también consumió mas verduras y frutas”.

Con todo y esto, “cocinar en casa no es para todos” reconoció.

Se puede elegir mejor, sugiere a quienes valoran “lo conveniente” que resulta comer fuera que cocinar. Indicó Drewnowski. Hay muchas opciones, según él. Por ejemplo: “Las verduras no requieren ser cocidas. También se pueden hacer a la parrilla, horneadas, salteadas, con algo de sal y aceite. O bien, se pueden comer en sopa”.

Si decide preparar su propios alimentos, Sadon nos dice que, “cocinar en casa no tiene que ser elaborado y no requiere mucho tiempo para que la alimentación sea saludable y balanceada además de apegarse a los lineamientos dietéticos”.

Manténgalo sencillo, sugiere. Solamente asegúrese de que sus comidas estén acompañadas de frutas y verduras, aproximadamente ¼  de grano integral y otro tanto de proteína magra.

“No todas las comidas necesitan ser una obra de arte” indicó Sadon. “Empiece cocinando de manera sencilla, cocine macarrones con queso. Añádale brócoli cocido, zanahoria, un poco de pechuga de pollo a la parrilla o salmón, y ahí tiene una comida bien balanceada”.

Esta investigación fue publicada recientemente en la Revista Americana de Medicina Preventiva.

FUENTE: Adam Drewnowski, Ph.D., director, Center for Public Health Nutrition, University of Washington, Seattle; Lona Sandon, Ph.D., R.D.N., assistant professor, clinical nutrition, and program director, school of health professions, University of Texas Southwestern Medical Center at Dallas; Feb. 28, 2017, American Journal of Preventive Medicine, online.

Copyright © 2016 HealthDay. All rights reserved.
HEALTHDAY_Web_small2

Did you enjoy this post?

SHARE IT

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*